2019: Año de Nuevas Oportunidades

A partir de hoy comienza la cuenta regresiva de nuevas oportunidades para ser mejores y valorar mucho más lo que Dios nos ha entregado y entregará. Los cambios comienzan por cada uno de nosotros. Empezar un nuevo año nos debe llenar de mayor amor, fe, esperanza, motivación, alegría, ilusión, expectativa y renovadas fuerzas para proyectarnos en el propósito que Dios tiene para cada uno de nosotros. No somos una casualidad de la vida, cada quien tiene algo que cumplir en un tiempo determinado. Cuando esto se comprende, no queda más que avanzar en lo encomendado por Dios.

Ciertamente, a muchos les parecerá bien, a otros no, y a otros les dará lo mismo. Se entiende. Lo cierto es que todos somos hijos de un mismo padre, y Él desea lo mejor para cada uno de sus hijos. No olvidemos que cada quien tiene una misión que cumplir y esto se debe respetar, no podemos ser egoístas. Nuestra meta es avanzar siempre.

Dice la Palabra de Dios: “No quiero decir que ya lo haya conseguido todo, ni que ya sea perfecto; pero sigo adelante con la esperanza de alcanzarlo, puesto que Cristo Jesús me alcanzó primero. Hermanos, no digo que yo mismo ya lo haya alcanzado; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante, para llegar a la meta y ganar el premio celestial que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús”. Filipenses 3:12-14.

Para extendernos a lo nuevo, es indispensable dejar atrás lo que ya se vivió, es necesario despojarse de lo viejo para llenarnos de los nuevos sueños que vienen a través de la Palabra de Dios, la cual es la fuente correcta que nos nutre, y nos enseña el camino por el cual debemos andar.

Aprovechemos este 2019 que recién comienza para entrar en intimidad con nuestro Señor, envolvernos en su gracia y amor, y permitirle que sea Él quien nos diseñe un año nuevo lleno de su unción y bendición.

¡Feliz Año Nuevo amigos! Todo lo mejor para cada uno de ustedes. Pase lo que pase sigamos siempre adelante. Demos lo mejor cada día. No juzguemos, no señalemos, no le pidamos cambios a otra persona, sino estamos dispuestos a hacerlo nosotros primero. No olvidemos que sólo se fracasa cuando se deja de intentar. El trabajo por nuestro país, por nuestra gente es grande.

De todo corazón expreso mi mayor agradecimiento a cada persona que hasta ahora ha estado vinculada a mi vida. A cada uno de ustedes mil gracias por creer en mí, apoyarme, enseñarme y contribuir con mi crecimiento como persona y profesional. Sencillamente, gracias. En el amor de Cristo mi gratitud para ustedes.

“Si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.  2 Corintios 5:17

A partir de hoy comienza la cuenta regresiva para valorar las nuevas oportunidades que nuestro Dios ya tiene para cada uno de nosotros. Bendiciones a todos. Un gran abrazo de hermandad.

Desde la Gran Familia FMV les deseamos un Feliz Año 2019